Saltar al contenido

▷ Mejor ADIESTRAMIENTO de GUARDA para Perro 🐕 PASTOR BELGA

De un modo que se podría considerar instintivo, los perros poseen una marcada tendencia a proteger a su amo, su familia, sus bienes. El objetivo de este módulo es orientarte para conseguir un óptimo Adiestramiento de Guarda para tu Perro Pastor Belga, ya sea Malinois, Groenendael, Tervueren o Laekenois.

Esta capacidad es la que el hombre ha sabido valorar en su justa importancia  y es la que ha aprovechado en su propio beneficio convirtiendo al perro en actitud de guardián en un verdadero aliado de su amo. Los canes, en tales casos, cumplen dos funciones concretas:

  1. Función de alerta: A través de la carrera, los movimientos excitados y, por supuesto, los ladridos, el perro se convierte en avisados y denuncia la cercanía de un extraño, es decir, el riesgo, el peligro que puede cernirse sobre su amo o la propiedad.
  2. Función de Adiestramiento de guarda y defensa del Pastor Belga: En ausencia del amo o bajo su mandato, le protege o protege la propiedad a su cuidado defendiéndola hasta el punto de llegar a atacar al agente que ocasiona el peligro, totalmente entregado a la defensa y el cuidado del amo, su familia o sus bienes.

⭐️ Cómo hacer que mi perro gire caminando a mi lado orientándolo a un Adiestramiento de Guarda para Pastor Belga ⭐️

Para evitar que el animal se desconcierte, la instrucción se iniciará echando a andar en linea recta. Después de algunos metros se girará hacia uno de los lados, se continuará avanzando en linea recta, se girará para el lado opuesto y se continuará en linea recta. Para girarlo en los güitos se utiliza el COLLAR ESTRANGULADOR y la CORREA DE ADIESTRAMIENTO, que se cogerá con la mano izquierda y acompañará el movimiento. Al comienzo, en los primeros güitos, el momento de realizar la acción se acompañará con la orden de “junto”, que el perro conoce perfectamente. De este modo, comprenderá que, no importa qué variantes presente la marcha, a la orden de su adiestrador debería permanecer siempre junto a su pierna izquierda.

A continuación os dejamos algunos de los collares estranguladores más vendidos.

Una vez que el can haya incorporado sin problemas los giros a la izquierda y derecha con la correa tirante como indicador, será necesario repetir el ejercicio con la correa floja, para que el animal realice los giros solamente a la orden de “junto” sin necesidad de tirotearlo con la correa.

Resulta conveniente alternar la dirección de los giros, porque si primero se dobla a la derecha y luego a la izquierda, luego a la derecha y luego a la izquierda, etc… el perro no tardará en captar la variable que se le impone y girará automáticamente. Entre giro y giro, conviene que avance unos metros en linera recta para que no se confunda.

Cuando esta prueba haya sido superada satisfactoriamente, el perrito le aguardará la última prueba, un verdadero suplicio de Tántalo: será necesario repetir el ejercicio mientras, desde otro extremo, los niños de la casa le llamarán por su nombre, con la deliberada intención de distraerlo. Naturalmente, la primera vez el animalito olvidará sus giros recientemente aprendidos y correrá a jugar con sus amigos. El instructor deberá detener su desobediencia con un rotundo “No” y reordenarle “Junto”. Después de algunos intentos fallidos, el perro comprenderá que la obediencia a su adiestrador se hall por encima de todas las propuestas y se someterá de buen grado.

⭐️ Cómo hacer el mi perro camine delante de mí ⭐️

Esta tarea es básica en el proceso de Adiestramiento de Guarda de nuestro Pastor Belga. El objetivo de esta instrucción es enseñarle al can a caminar unos 15 metros aproximadamente por delante de su propietario, manteniendo siempre la misma distancia. De este modo, al animal gozará de libertad e independencia de movimiento, pero se mantendrá siempre bajo control. Asimismo, en una situación imprevista, podrá anticipar al amo de un imprevisto riesgo que puede acecharlos.

A continuación os dejamos algunas de las correas de entrenamiento más vendidas.

Resulta adecuado realizar la práctica en un lugar tranquilo, en el que haya un árbol o columna que permita pasar la correa por detrás mientras el perro espera en la posición “sienta”. Entre el can y su instructor mediarán varios metros de distancia. Después de haber pasado la correa por detrás del árbol, el adiestrador regresará al lugar inicial sosteniéndola con la mano derecha.

La orden es “avante”. Para que el animal la comprenda, se la apoyará con el gesto de extender la mano derecha con los dedos hacia arriba, flexionándolos una y otra vez rápidamente, del mismo modo que se hace para llamar a una persona e indicarle que se acerque. Inicialmente, el can no comprenderá la orden ni sabrá de qué se trata. Será el momento en que el instructor comenzará a recuperar cuerda, tirando de ella hacia sí; la cuerda tiroteará del perro obligándolo a levantarse y seguirla. En este momento, el instructor deberá repetir la orden de “avante”. Cuando el animal haya llegado al árbol, se le volverá a llamar por su nombre para que avance en dirección a su amo, mientras se va aflojando paulatinamente la cuerda.

Cuando el perro haya incorporado que la orden de “avante” debe dirigirse hacia el árbol para poder llegar hasta su amo -debe calcularse una instrucción de 15 minutos diarios durante 5 días-, habrá llegado el momento de pasar a la segunda etapa, en la que se prescindirá del árbol.

Se escogerá un lugar tranquilo y llano. Con el perro sentado junto a la pierna izquierda del instructor se le dará la orden de “avante”, que, como ya ha sido asimilada por el can, la cumplirá. Cuando se haya alejado unos 15 metros, el instructor también echará a andar, sosteniendo la correa en su mano derecha. Si el animal avanzara más rápido que él, se tiroteará de la cuerda para mantener siempre la misma distancia, pero sin se detuviera para esperar al instructor, éste debe volver a ordenarle “avante”. Si echara a correr alejándose, se le debe advertir con un decisivo “No”, mientras se tira de la cuerda para que no acorte ni alargue la distancia establecida.

Por lo general, los perros no tienen muy buena vista, de modo que no conviene realizar esta práctica a grandes distancia. Cuando él haya comprendido que debe mantenerse a cierta distancia de su instructor, pero siempre alerta para constatar si debe seguir avanzando derecho, girar o retroceder, habrá llegado el momento de iniciar la tercera fase, consistente en llevar a cabo el ejercicio pero sin la correa, es decir como si fuera a control remoto, donde sólo las órdenes del instructor y el hábito incorporado por el perro determinen el cumplimiento de la orden.

La prueba de que la asimilación ha sido perfecta debe hacerse con la ayuda de algunos amigos o vecinos que no sean familiares al perro. Estos ayudantes deben ocultarse detrás de árboles o matorrales, de manera que el animal sólo pueda distinguirlos si pasa cerca de ellos. Éste complemento de la práctica sirve, además, para que el can se habitúe a alertar a su amo acerca de imprevistos que se presentan en el camino con anterioridad a que el instructor pase por allí.

⭐️ Adiestramiento de Guarda para Pastor Belga y cómo hacer que mi perro camine detrás de mí ⭐️

Es lo mismo que el ejercicio anterior pero a la inversa. El objetivo consiste en que el perro que camine detrás de su smn haga las veces de guardaespaldas protegiendo la retaguardia. En esta práctica, el animal deberá vigilar a su amo y, al mismo tiempo, ir controlando el camino.

Se comienza la instrucción desde la posición de “junto”; se lo hace pasar por “sienta”, “suelo” y “en pie”, para regresar a “sienta”, en la que se mantendrá mientras el instructor se aleja unos metros volviéndole la espalda, pero controlando con el rabillo del ojo que el can no se ha movido. Si echa a correr hacia el amo, éste debe ordenarle nuevamente “sienta” y comenzar de nuevo, repitiendo esta fase inicial todas las veces que sea menester, hasta que el perro comprenda que, aunque su amo se aleje, él debe permanecer sentado viéndolo alejarse.

Una ve que se haya establecido una distancia de 10 metros, sin volverse el instructor ordenará “vamos”, tirando suavemente de la correa. Po supuesto, ante esta orden el can echará a correr y en pocos segundos estará junto a su amo, colocándosele en la posición de “junto”, que es la que conoce. Esgrimiento una rama o un periódico enrollado, el instructor la sacudirá ante el hocico del animal -pero, por supuesto, sin tocarlo ni golpearlo- agitándola hacia atrás mientras repite “atrás” y deteniéndose a esperar que el perro retroceda.

Tras repetir carias veces el ejercicio, el perro asimilará el sentido de la orden. En ese nivel de compresión, se repetirá el ejercicio desde el comienzo, cuando el instructor se aleja y el perro aguarda en posición de “sienta”. A la orden de “vamos”, el animal echará a correr, pero cuando se encuentre a una distancia de 6 metros del instructor, éste deberá agitar la rama ordenándole “atrás”, actitud que repetirá mientras sigue avanzando, toda vez que el animal acorte la distancia. Si el perro se detiene, se le debe ordenar nuevamente “vamos”.

Por supuesto, cabe esperar que el can le cueste bastante trabajo establecer la distancia adecuada que debe mantener respecto del adiestrador. Es necesario apelar a la propia paciencia y a la perseverancia para realizar prácticas diarias de 20 minutos de duración intentando un y otra vez el mismo ejercicio hasta que el animal lo asimile

La fase siguiente de la instrucción contempla el apoyo de auxiliares, como en el ejercicio anterior, para que el perro incorpore que no sólo debe avanzar detrás de su amo a distancia prudencial sino que no debe hacerlo distraídamente sino en actitud alerta.

Para que este ejercicio y el anterior mantengan inalterada su eficacia, una vez asimilados conviene alternarlos con otros, de modo que, si llega el momento de enfrentar una situación de peligro real, el animal no responda al estímulo de un modo rutinario sino con la sorpresa y la eficacia que se espera de él.

⭐️ Cómo hacer que mi perro no acepte comida de extraños ⭐️

Es vital evitar que alguien pueda dejar fuera de juego a nuestro perro, y para eso este punto es muy importante en el Adiestramiento de Guarda de nuestro Pastor Belga. La mayoría de los veterinarios y expertos cinéfilos aconsejan que, por razones de salir, los perros hagan dieta o ayuno una vez a la semana; este día será el elegido para comenzar el ejercicio.

Debe llevarse al perro a un lugar tranquilo, con escaso movimiento, agradable. Imprevistamente, el instructor debe encontrarse con un amigo con el que comenzará a hablar. Este amigo o auxiliar acariciará al perro, preguntará su nombre, lo nombrará varias veces, jugará un poco con él y todo se desarrollará dentro de la mayor armonía. Este será el momento elegido para que el instructor coloque la correa en el cuello del animal, lo lleve hasta cerca de un árbol y ate la correa, despidiéndose de su amigo y haciendo comprender al perro que regresará pronto.

A continuación os dejamos algunas ideas de Snacks ideales para la práctica de este ejercicio.

El instructor y su amigo se alejarán, pero cada uno con rumbos opuestos. 8El instructor debe encontrarse en un matorral, para que el perro no lo vea, pero él pueda observar la escena que se desarrollará a continuación). A los pocos instantes el auxiliar regresará llevando en su mano izquierda un periódico enrollado y en la derecha un trozo de carne, preferiblemente algo pasada, pues los perros prefieren la carne con olor fuerte. Se aproximará a unos 20 cm del máximo de extensión de l correa, lo llamará diciéndole palabras afectuosas y le ofrecerá la comida. Debido al fuerte olor y al hecho de haber pasado todo el día en ayunas, los jugos gástricos y salivares del perro se reactivarán y se lanzará hacia la carne. En el momento de hincarle el diente, el ayudante arrojará la carne fuera de su alcance, al mismo tiempo que le propine un golpe seco en el hocico y las patas delanteras, huyendo apresuradamente.

En el momento en que el perro se abalance a devorar la carne, el instructor tiene que salir del escondite y gritarle un decidido “No”. Por un instante, el perro se desconcertará pero su gula será mayor que su obediencia y seguirá su decidido avance hacia la comida. En el momento en que el auxiliar pega al perro, el instructor debe repetir “No”, Una vez que el auxiliar ha huido, el adiestrador debe recoger el trozo de carne, mostrársela al perro con gestos enérgicos y repetir “No”, una y otra vez.

Por supuesto, la frustrante experiencia dejará al animal estupefacto y furioso, puesto que es la primera vez en su vida que no puede comer algo que le apetece y tiene a su alcance. Su desconcierto provendrá no sólo de la alimentación frustrada sino también de su falta de comprensión ante el hecho que acaba de protagonizar.

Después de unos minutos, el ejercicio debe repetirse y aún una tercera vez, en esta primera sesión. Es posible que el animal tenga problemas en comprender lo que ocurre, dado que, hasta entonces, nunca asignó importancia a la mano que le ofrecía la comida. Por ello, tras la tercera vez se dará por concluida la instrucción, el animal será llevado de regreso a la casa y allí el amo le ofrecerá un toro de carne para que lo coma tranquilamente.

Tras dejar pasar 24 horas, el ejercicio volverá a repetirse. Se continuará la práctica un día sí y un día no durante toda la semana, en clases que no deben durar más de 30 minutos. Al regresas al hogar debe ser el amo quien le sirva la comida. Es importante que el perro haga esta asociación para ejecutar correctamente el Adiestramiento de Guarda de nuestro pastor Belga.

Cuando el perro haya asimilado el ejercicio, es preciso cambiar de auxiliar para cerciorarse que es el ejercicio lo que ha asimilado y no el comportamiento del primer auxiliar. Si aún así, el perro se comporta correctamente y rechaza la comida ofrecida por un extraño, será preciso repetirlo un par de veces más, pero en distintos escenarios, para confirmar que el can ha asimilado correctamente lo enseñado.

Para evitar que el perro asocie que el riesgo de envenenamiento sólo existe en la carne, será preciso ofrecerle otros alimentos que le apetecen, dentro del mismo ejercicio. Asimismo, deben modificarse las situaciones para que comprenda que el riesgo existe en las circunstancias más diversas.

Así, el instructor debe salir a pasear con su perro por el parque. De manera casual, debe encontrarse con un amigo con el que el perro no esté familiarizado. Instructor y amigo se saludarán muy efusivamente y el amigo festejará al perro acariciándolo y tratándolo con ternura. Luego, los dos sobres se pondrán a hablar como si se olvidaran de la presencia del perro. En todo caso el amo debe ordenarle “sienta” y seguir hablando normalmente, En un momento determinado, el amigo enrollará el periódico que casualmente llevaba en una de sus manos y, con su mano libre, extraerá de su bolso un trozo de queso o golosina que sea del agrado del animal y se lo ofrecerá. Cuando éste lo vaya a coger, lo golpeará en el hocico con el periódico enrollado y huirá con gestos muy exagerados. Mientras el instructor sostiene al can de la correa para que no lo persiga, le ordenará “ladra”, con lo que el amigo seguirá huyendo, pero mostrándose asístalo por los ladridos. De este modo, el animal no sólo aprende a no aceptar comida de extraños, sino que va tomando conciencia cabal de que con sus ladridos puede asustar a las personas indeseables, matiz que resulta de mucha utilidad en las prácticas de guarda y defensa.

Estos ejercicios deben repetirse durante varios día alternándolos con otros y elucubrando nuevas variantes que contribuyan a soslayar todos los riesgos posibles que se puedan presentar. Una variante útil consiste en coger un apetitoso trozo de carne y rociarlo con abundante pimienta, hasta el extremo de que resulte incomible. Se lo colocará en alguna parte del jardín sin que el animal lo vea. Después de un rato, de un modo casual, se dirigirán los pasos del can hacia la zona donde se halla el trozo de carne para que lo descubra sin la complicidad del instructor, que se alejará para que el perro no asocie la experiencia con su amo y parezca como si el alimento hubiera sido colocado por otra persona. Sin embargo, el instructor controlará la escena con el rabillo del ojo y cuando el perro, que ha olfateado la carne, se disponga a comerla, se le debe impartir un terminante “No”, que seguramente será desobedecido o llegará en el momento en que el perro se aparte violentamente del bocado con el hocico ardiendo por la pimienta. Esta práctica conviene repetirla con alimentos bien diferentes (pero todos rociados con pimienta), para que el perro incorpore el conocimiento de que no debe comer nada fuera de su hogar y fiera de lo que le proporciona su amo.

⭐️ Cómo hacer que mi perro muerda cuando se lo ordeno, indispensable para el Adiestramiento de Guarda de un Pastor Belga ⭐️

En el Adiestramiento de Guarda de nuestro Pastor Belga es muy importante controlar bien la mordida de nuestro perro. El elemento auxiliar para esta práctica es un saco de lona o arpillera, rectangular, fabricado con tela triple, que le otorgará una gran resistencia. Tras elegir el lugar tranquilo en el que el perro no se distraiga con facilidad, se moverá el saco frente al hocico del can incitando a morderlo. Cuando haya dado el mordisco, se cogerá el saco con ambas manos y se lo moverá de un lago para el otro, como si se intentara que el perro dejara de morderlo, pero poniendo especial cuidado en no tirar de él con violencia para no romperle un diente. Justamente debido a este riesgo es que se aconseja no realizar esta práctica hasta que el animal no haya cumplido su primer año, cuando sus dientes ya están fuertes y asentados.

También podéis ir haciéndoos con una manga de mordida para futuras prácticas de mordida. A continuación os dejamos algunas de las más vendidas.

Al tirar, no hay que quitare el saco sino aparentar que se desea hacerlo, ya que es importante que el perro perciba siempre que es más poderoso que las personas, pues de este modo se sentirá seguro de sí cuando llegue el momento de actuar y enfrentarse a un ser humano. De lo contrario, siempre se mostrará inseguro cuando se presenten situaciones de peligro.

Mientras el perro tira del saco con sus dientes, tendrá ligeramente clavadas sus atas en el suelo para afirmarse y también apelará a las traseras para poder hacer más fuerza. Tras unos instantes de pelea, el instructor debe soltar el saco, rindiéndose ante la fuerza del perro y felicitándolo efusivamente por su hazaña.

Con el paso de los días el instructor tiene que ir haciendo cada vez más fuerza, para que el can fortifique su mordida. Debe remarcarse una vez más que en estos ejercicios debe concluirse siempre con el triunfo del perro.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a coger objetos ⭐️

Enseñar a nuestro perro a traernos objetos concretos puede ser muy útil en el Adiestramiento de Guarda de nuestro Pastor Belga.

Con el collar de cadena estrangulador, la correa de adiestramiento y un APORT de madera de 20-25 cm de largo se podrá comenzar la práctica en un lugar apartado y amplio donde el can pueda desplazarse tranquilamente. Se le dejará el APORT al alcance de su hocico para que juegue con él y se habitúe a él; luego se lo cogerá y se lanzará a una cierta distancia para que lo recoja y lo traiga y cuando se compruebe que se ha familiarizado totalmente con el objeto, se deberá comenzar el ejercicio.

A continuación os dejamos una selección de objetos que pueden ser utilizados como APORT en este ejercicio.

Se partirá de la orden de “junto” avanzando unos metros, mientras que el amo llevará el APORT en la mano derecha, luego se detendrán y el instructor le ofrecerá el APOR al perro. Si se muestra dispuesto a cogerlo entre los dientes, se le impartirá la orden “aport” al mismo tiempo que se le acercará a la boca. Puede ocurrir también que, al ofrecérselo el can no haga el menor intento de cogerlo; en ese caso se le ordenará el “sienta” y, cuando haya obedecido, el adiestrador deberá colocarse detrás del can y coger el APORT con la mano izquierda , al mismo tiempo que circundará con la derecha la mandíbula inferior, poniendo el dedo pulgar entre las dos comisuras haciendo presión hacia dentro, para que el animal termine abriendo la boca, momento que será provocado para introducirle con la mano izquierda el APORT hasta que quede detrás de los colmillos. Acto seguido se le cerrará la boca, rodeando el hocico con la mano derecha para no dejar que lo abra. Al colocarle el APORT dentro de la boca se le debe decir la palabra APORT para que pueda hacer la asociación; también se le dirá cuando el can tenga la boca cerrada por su amo con el APORT dentro de ella. La presión que se hará para que no abra la boca deberá ir disminuyendo para comprobar que el can permanece con la boca cerrada. Si esto no ocurriera, será preciso volver a hacer presión para que la cierre, siempre impartiéndole la orden. Cuando al aflojar la mano derecha, el can permanezca con la boca cerrada, se puede quitar la mano, al mismo tiempo que se le debe felicitar y estimular cariñosamente. Por el contrario si no se logra que mantenga el APORT en la boca debe ser reprimido con un “No” contundente y se deberá comenzar nuevamente el ejercicio hasta que lo haga correctamente.

Cuando la práctica, la tenacidad y la paciencia del instructor den sus frutos, se le deberá impartir al perro la orden “dame! Acompañada del gesto de retirárselo de la boca y cogerlo, al tiempo que se felicitará nuevamente al can y se le acariciará la cabeza.

Cuando el animal responda positivamente a este ejercicio, se debe suprimir la presión de la mano y dejarlo que él solo sostenga el APORT entre sus dientes, hasta que sea el mismo perro el que termine entregándolo en la mano de su amo ante la orden “dame”.

Llegará un momento en que el can hará la práctica sin ningún inconveniente y responderá inmediatamente a cada orden de “aport” y “dame”. En este punto del ejercicio conviene ya alternarle la postura inicial. Conviene hacerlo caminar, de pronto sentarse y coger el APORT y luego hacerlo continuar la marcha con el APORT en la boca, o hacerlo sentarse con el APORT cogido por las mandíbulas; lo mejor es que cada ejercicio que se incorpore termine siendo alternado con el de elevar un objeto en la boca.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a buscar y traer objetos ⭐️

Este ejercicio siempre debe ir después del que se acaba de explicar ya que es una suerte de complemento del anterior; la idea básica es que ahora el can que ha aprendido a coger un objeto y entregarlo a su amo cuando éste se lo pide, incorpore el ejercicio de contra objetos perdidos y llevárselos al amo, y a recoger y rastrear objetos del suelo.

Se partirá de la posición “sienta” y se le ofrecerá el APORT estirando hacia delante del brazo derecho a varios metros de distancia, en ese momento se colocará el APORT en el suelo y se lo dejará para que sea el can quien lo recoja. Inicialmente se hará con la ayuda del APORT y se impartirá la orden de “aport”. Luego la orden se mantendrá pero se irán cambiando los objetos: un periódico enrollado, una pelota, un palo, un juguete de los niños, etc. Cuando ya no queden dudas que el animal ha comprendido que ante todo lo que su amo ordena APORT él debe cogerlo, se podrá pasar al siguiente paso del ejercicio que consiste en tirar el objeto a cierta distancia y ordenar “busca” y “aport” y una vez que lo haya recogido se le ordenará “aquí”; cuando el animal llegue con el objeto entre los dientes junto a su amo se le deberá ordenar “sienta” y “dame” poniendo punto final al ejercicio con la posición de “junto”, perdiendo al animal con palmaditas cariñosas en la cabeza y palabras llenas de afecto.

Y este es el punto final de este módulo de Adiestramiento de Guarda del Pastor Belga.

🔙 Ver Adiestramiento Básico para Perro Pastor Belga

Ver Adiestramiento de Defensa para Perro Pastor Belga 🔜

Como siempre, os dejamos aquí una selección de Snacks para premiar a vuestros perretes cuando hagan bien su trabajo.