Saltar al contenido

▷ Mejor Adiestramiento de Defensa para Perro 🐕 PASTOR BELGA

Adiestramiento Defensa Perro Pastor Belga Malinois

Bienvenido o bienvenida a este módulo final donde vamos a tratar el Adiestramiento de Defensa de nuestros Perros Pastor Belga, ya estemos hablando de Malinois, Groenendael, Tervueren o Laekenois.

Aquí empieza el último módulo de Adiestramiento, centrado en la Defensa del Pastor Belga.

⭐️ Adiestramiento Defensa Cómo enseñar a Saltar a mi Perro Pastor Belga ⭐️

En general el adiestramiento para perros de guarda y defensa conviene hacerlo antes de que el can cumpla el primer año de vida, pero el salto especialmente es menos indicado ya que es un ejercicio que exige una cierta fuerza muscular.

Para los siguientes ejercicios necesitarás vallas que se puedan graduar en altura, por lo que a continuación te dejo algunos de los modelos más vendidos.

Antes de comenzar con los saltos se deben revisar meticulosamente las patas, para comprobar que están en perfectas condiciones y que no presenta magulladuras o lastimaduras, lesión, cortes o espinas clavadas, y también deben revisarse las almohadillas plantares; asimismo, el suelo donde el can va a realizar sus prácticas debe ser estudiado para asegurarse que no hay diseminados trozos de vidrio, clavos, alambres o implemente si se trata de un suelo cerámico, asegurarse de que no esté encerado para evitar peligrosos resbalones. También se debe ser cuidadoso con la manera de comenzar los saltos: la altura debe ser graduada lentamente y nunca se pasará a la altura siguiente si se advierte que el can no Dominga cómodamente la que está ejercitando.

Los saltos se dividen en: saltos de altura, saltos de longitud y trepase de empalizadas con salto posterior. Ésta es una práctica fuerte y que jamás debe comenzarse sin realizar antes un precalentamiento muscular.

⭐️ Cómo entrenar el Salto de vallas para perros ⭐️

Esta práctica deberá hacerse durante cuatro días aproximadamente, con clases de una duración de diez minutos para no fatigar al animal; a medida que se incorporen nuevas etapas cambiará el tiempo de duración de las clases y la cantidad de días a hacerlo.

Para este ejercicio del Adiestramiento en Defensa de nuestros Perros Pastor Belga será preciso contar con una VALLA DESMONTABLE, que es la más práctica, ya que puede ir adaptándose con facilidad a las diferentes alturas que se necesiten.

El perro llevará puestos el collar estrangulador y la correa de adiestramiento de 6 metros; inicialmente la valla se armará con las cuatro tablas para lograr que den entre 40 y 50 cm de altura.

Preparado el terrenos se comenzará haciendo un paseo con el can en la posición de “junto”, se lo llevará hasta el lugar donde se ha colocado la valla y se le permitirá que la reconozca olfateándola. No se debe apresurar este proceso, debe reconocer la valla todo el tiempo que sea necesario. Mientras el can la olfatea se le debe acaricias la cabeza cariñosamente; luego, el instructor y el perro tomarán distancia de la valla y volverán a dirigirse hacia ella para pasar ambos por encima, ordenándole “hop” y tiroteando de la correa hacia arriba para que el can pase también sobre la valla si dificultad. Es preciso repetirlo carias veces pasando por encima amo y perro a la voz de “hop”. Cuando lo hagan fácilmente, se debe incorporar el pasar por encima de la calla pero tomando un poco de carrera.

Para estos ejercicios es importante contar con una buena correa de entrenamiento, por lo que a continuación te dejo algunos de los modelos más vendidos.

Después de repetir estos ejercicios varias veces, el perro ya estará familiarizado con la valla y la voz de mando, de manera tal que se podrá incorporar un nuevo elemento al ejercicio sin problema. Ahora se deberá colocar el amo de un lado de la valla -siempre sosteniendo la correa con la mano- y al perro del otro lado, quedando frente a frente y con la valla en el medio. El amo impartirá la orden “aquí” y hará una ligera presión con la correa para que el animal comprenda que debe avanzar, y al llegar justo frente a la valla se le ordenará “hop”, y se dará un suave tirón hacia arriba con la correa para ayudarlo a llevar a cabo el salto. Cuando el can las haya atravesado es conveniente felicitarlo muy exageradamente y hacerle caricias festivas como si hubiera cumplido un gran cometido.

El siguiente paso consistirá en que el adiestrados se coloque a un costado de la valla y llame al can; cuando llegue a la valla le ordenará “hop” ayudando el salto con la correa. Muchas veces, el cambio de lugar del amo confunde al animal que intenta irse al costado de su instructor; en tal caso, se le debe impedir con un seco y cortante “No” y comenzar nuevamente hasta que cumpla completamente con el ejercicio.

Cuando ya no haya problemas con esta práctica, se le incorporará el regreso al lugar de partida, es decir que el perro tendrá que atravesar la valla y volver a pasarla por encima para ubicarse en el lugar inicial, pero sin la utilización de la correa de adiestramiento.

Cuando salte perfectamente bien la valla de 40-50 cm, se le debe ir aumentando la altura, incorporándole una tabla más -el aumento será de 10cm en 10cm si las tablas miden ese ancho- se debe llegar al 1,90 m, altura que saltará sin ningún esfuerzo si el adiestramiento ha sido el indicado. La cantidad de saltos se halla en relación inversa con la altura, por lo tanto, cuanto mayor sea la altura de la calla, menor cantidad de saltos deberá dar por clase; cuando se haya llegado al punto máximo de altura (1,90m) conviene que se realice sólo un salto.

El perfeccionamiento total del ejercicio de salto de vallas se obtendrá con un promedio de 10 a 15 minutos de clase durante quince días aproximadamente.

Cuando las vallas sean saltados perfectamente se deberá asentar el conocimiento haciéndolo saltar al perro muros, empalizadas, verjas (que no sean puntiagudas) para que el animal pueda comprobar en la práctica que puede saltar cualquier obstáculo que se le interponga sin necesidad de que sean vallas.

⭐️ Cómo entrenar el Salto de zanjas para perros, muy importante en el Adiestramiento de Defensa del Pastor Belga ⭐️

Para este ejercicio es necesario encontrar un terreno irregular con riachuelos, zanjas como las de las obras en construcción, etc.

Las primeras fosas conviene que sean angostas para evitarle una caída desagradable que al mismo tiempo pueda ser riesgosa, ya que puede fracturarse o lesionarse una pata.

Ubicado en el lugar adecuado, el instructor se colocará de un lado de la fosa o riacho y el perro del otro, el amo mantendrá la correa con la mano derecha y dará la orden de “hop”. Si ve que el animal no se decide a saltar, deberá repetir la orden y acompañarla de un ligero tirón de la correa. Se deberá ir repitiendo hasta que el animal lo haga sin problemas y entonces se le quitará la correa para que lo haga obedeciendo únicamente la orden de “hop”. Aunque resulta incómodo buscar nuevos lugares por las exigencias de esta practica, conviene cambiar el lugar para evitar crearle hábito negativo. Según cuál sea la raza del perro a adiestrar éste podrá saltar hasta 4 metros a lo ancho; el límite del salto debe ser producto de la observación del instructor que será quien pueda decidir cuál es el verdadero límite del animal.

⭐️ Cómo entrenar el salto por aros de perros ⭐️

Es importante recordar que este ejercicio debe ser siempre enseñado después de los de salto antes descritos.

Para los siguientes ejercicios de Adiestramiento centrado en la Defensa del Pastor Belga necesitarás aros que se puedan graduar en altura, por lo que a continuación te dejo algunos de los modelos más vendidos.

Como siempre que se incorpora un nuevo elemento, es importante que el perro se familiarice con él, por ello, se le dejará a su alcance el ARO para que lo olfatee a gusto y pegue con él, antes de comenzar con la primera etapa de la práctica.

Se colocará el aro en tierra, se le pasará por el medio la correa haciendo que el can lo atraviese varias veces; cuando ya lo haga con total naturalidad, llegará el momento de comenzar a elevarlo, de diez en diez centímetros y cada vez que se le haga pasar por el aro se repetirá la orden de “hop”, ya utilizada en los anteriores ejercicios de salto. La mayor altura a la que puede llegar el aro es de 50cm del suelo.

Inicialmente se ayudará siempre con la correa tirando de ella, al mismo tiempo que se imparta la orden. Cuando ya sea evidente que el can está familiarizado con la prueba se le quitará la correa y se le permitirá el salto libre. El aumento de la altura del aro debe ser de 5cm en 5cm, para evitar que un aumento muy brusco pueda originar un mal cálculo del perro.

Cuando este ejercicio haya sido asimilado, habrá llegado el momento de combinarlo con otros.

⭐️ Cómo enseñar a Trepar o escalar muros a mi perro ⭐️

Esta instrucción se hará siempre después de los anteriores ejercicios de salto.

Esta práctica, para ser completa, debe bifurcarse en dos sentidos: el salto y la escalada vertical.

Para los siguientes ejercicios necesitarás una empalizada o pasarela, por lo que a continuación te dejo algunos de los modelos más vendidos.

Para comenzar se empleará como empalizada la misma valla que se utilizó para las prácticas de saltos, pero colocándole las guías laterales a mayor altura (2 metros arriba, puede llegar a prolongarse hasta los 5 metros). Las maderas, una vez superado el primer metro, deben ser irregulares, tener imperfecciones e intersticios entre una y otra para que el perro al escalarlas tenga donde encajar las uñas y apoyar la yema de los dedos para trepar

Cuando la empalizada ya esté preparada, se comenzará con el ejercicio; el perro deberá ubicarse del lado izquierda del instructor y de cara a la empalizada, con el collar y la correa de adiestramiento perfectamente colocados. La orden será la misma de los ejercicios anteriores: “hop”. Para facilitar la tarea la mejor manera de comenzar este adiestramiento es la siguiente: con el perro en la posición de “junto” y ubicados ante la valla a unos 3 metros, se iniciará una carrera llevando la correa cogida con la mano derecha. Al llegar a la valla, sin disminuir el ritmo de la carrera, se le ordenará “hop”, acompañado de un tirón de la correa hacia arriba, para que el can comprenda que debe escalar la empalizada, cosa que hay sin ninguna dificultad si ahora ha sido entrenado correctamente y si dispone de una fuerte musculatura.

Cuando escale ya obedeciendo la orden y sin esforzarse, se le deberá aumentar la altura de la empalizada de 5 en 5cm hasta que la valla llegue a los 2,10m. Llegado a esta altura se deberá colocar en la cara posterior de la empalizada una rampa descendente para que no tenga que sufrir el impacto del salto en sus patas delanteras. Cuando la empalizada haya alcanzado los 2,50 metros, el ejercicio no debe repetirse más de 2 o 3 veces por día.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a Reptar o Gatear ⭐️

Para este ejercicio táctico de Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga conviene escoger un paraje que no se halle muy descuidado para que el animal no se lastime con objetos tirados por el suelo. Con el COLLAR ESTRANGULADOR y la correa de adiestramiento el perro y el instructor deberán reptar cuerpo a tierra como si se encontraran frente a un malhechor del que no quieren ser vistos. 

La orden inicial deberá ser “suelo”, y en ese momento el adiestrador también deberá echarse a tierra, sujetando la correa con la mano derecha por su extremo. El brazo izquierdo se pasará por encima del lomo del perro, como si lo estuviera abrazando, cubriendo con el brazo la parte central del cuerpo por encima de su espalda, de manera que quede como apresado contra el suelo, para que no pueda ponerse de pie. Este es el momento en que se le ordenará “ter” comenzando a avanzar, arrastrándose y al mismo tiempo tirando de la mano izquierda, que siempre debe quedar sobre la espalda del can y con la mano apoyada en el suelo por su costado izquierdo.

Es un ejercicio muy agotador, por lo tanto las clases no deberán superar los 10 minutos, y su asimilación por parte del can será lenta, por lo tanto es necesario dotarse de paciencia y realizarlo durante 10 o 15 días hasta que el animal lo haga obedeciendo la orden y sin necesidad de correa, ni mucho menos que el instructor repte con él.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a Rastrear, importancia del Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga ⭐️

La práctica del rastreo está compuesta por tres elementos básicos: huellas, pistas y rastros.

Huellas: son las marcas que dejan las pisadas y el depósito de materiales volátiles que, una vez mezcladas con el olor humano conforma un aroma muy definido y que no es intercambiable.

Para el siguiente ejercicio necesitarás objetos de rastreo, por lo que a continuación te dejo algunos de los juguetes más vendidos que pueden usarse con este fin.

Pista o rastro: es la continuidad de las huellas o la suma de las mismas.

La voz de mando del rastreo es “pista”, con la i alargada al ser pronunciada la palabra pista. El perro debe tomarse todo el tiempo que sea preciso para encontrar la pista, ya que lentamente irá descubriendo los olores hasta seleccionar el adecuado.

Jamás se comenzarán las prácticas de rastreo antes de que el can haya cumplido 5 meses; para ello será preciso obtener una pelota de goma, carne, queso o cualquier otro alimento que sea posible embadurnar y cuyo olor sea suficientemente fuerte como para alentar los primeros rastreos del can; también sería preciso proveerse de un pretil de cuerdo para rastreo, la correa de adiestramiento de treinta metros y la de seis metros.

Se iniciarán las clases con la pelota de goma, en un lugar tranquilo y amplio, tirando la pelota a mediana distancia y ordenándole “aport” y luego “dame”. Cada vez se la lanzará más lejos o en lugares más escarpados de manera tal que la pelota pueda quedar oculta entre desniveles del terreno o matas.

El paso siguiente consisten en embadurnar la pelota con queso fuerte o cualquier otro alimento apetitoso y dársela para que juegue con ella. Luego se tira la pelota por el suelo haciéndola rodar para que vaya dejando un rastro apetitoso sobre el pavimento o el césped; de esta manera, más jugando y divirtiéndose que realizando una práctica pesada, el animal aprenderá desde joven a seguir una pista, tarea que, además, se complementará con la orden “priista” para que se familiarice con ella.

Conviene elegir inicialmente días nublados y húmedos en un terreno llano que no haga más complejo el trastero sino que lo simplifique.

La práctica inicial es muy sencilla. Una vez en el lugar elegido se cogerá un hueso o pelota que se ha llevado con tal fin y se le dará para que juegue con ella, mientras tanto, sin que el can lo perciba, el adiestrador se alejará de él escondiéndose detrás de un árbol, muro o seto. Después de unos minutos, cuando la pelota o hueso ya no concentren su atención notará la falta de su amo y comenzará a buscarlo husmeando el suelo y orientándose hacia el lugar donde se halla escondido. Es necesario dejar de lado la curiosidad y la ansiedad y no espiar ni moverse hasta que el can haya llegado justamente hasta el lugar donde está el instructor, momento en el que será ampliamente recomendado y felicitado por su eficaz rastreo.

Puede ocurrir que el perro no logre su cometido y quede detenido o confundido a mitad de camino. En esta situación, si ha pasado un tiempo prudencial y el can no llega, se le debe llamar por su nombre para que se guía por el sonido de la voz apoyando al olfato y logre dar con el lugar donde está escondido el instructor. Pero si, a pesar de todo, no identificara adecuadamente el lugar, el instructor saldrá de su escondite llamándolo, acariciándolo con menos intensidad, y se probará nuevamente. Este ejercicio se debe repetir varias veces al día hasta que lo haga sin ningún esfuerzo y la búsqueda sea perfecta. Inicialmente la distancia de la búsqueda será corta pero deberá ir aumentando a medida que el animal responda positivamente.

Cuando este paso haya sido convenientemente satisfecho y el can no dude en encontrar a su amo cuando éste se oculta por mayor que sea la distancia, habrá llegado el momento de trazarle una pista. Se comenzará colocándole pretil y correa de seis metros, luego se lo atará a un poste o árbol, se llevará ese día un trozo apetitoso de carne o cualquier otro manjar canino y con la comida en las manos se le acercará para que pueda olfatearla, luego se trazará un círculo en redondo con las pisadas y, carne en mano, se tratará un recorrido en Lina recta siempre llegando el alimento en la mano. La marcha se hará paso a paso. Al final del recorrido se colocará o su pelota favorita o un hueso de goma, un trozo de madera, ol un juguete por el que tenga una especial predilección. Acto seguido se volverá sobre los pasos y se desatará al perro al mismo tiempo que se le ordena “pista”. El can se concentrará inicialmente en el círculo de pisadas y como ya conoce la orden “priista! Continuará su rastreo hasta llegar al lugar donde se halla el objeto elegido. En ese momento el instructor deberá acercarse y darle el trozo de carne que se ha empleado como cebo para gratificarlo por el buen rastreo. También conviene dejarlo jugar un rato con el objeto que ha encontrado. Es conveniente que, durante los primeros rastreos, el amo camine a la par del perro y continúe diciéndole “pista”.

Cuanto mejor lo vaya haciendo el perro, mayor será la distancia que deberá ir poniendo el instructor entre él y el perro caminando detrás del can y dejando la correa en su máxima extensión (seis metros).

A partir de este punto del Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga, todas las prácticas de rastreo que siguen no son más que variaciones, puesto que la idea es que el can comprenda perfectamente que siempre son distintas las pistas a seguir y que los otros olores diferentes van a dar diferentes resultados.

Para continuar con el perfeccionamiento se deberá pedir colaboración. El ayudante llegará al lugar de la práctica en forma independiente y hasta es positivo que lo haga unos minutos después, para que el amo y el perro puedan jugar juntos durante un rato, antes de comenzar el nuevo ejercicio.

Será el ayudante quien marcará su propio rastro por un determinado lugar, y lo mismo que en la práctica anterior, se le pedirá que al comienzo concentre sus pisadas en una zona, para luego continuar dejando el rastro pisando con firmeza. Conviene que la caminata para dejar huellas sea de unos 50 metros aproximadamente en linea recta y luego se le recomendará que doble en ángulo recto hacia la izquierda o la derecha para finalmente esconderse detrás de algunos arbustos o donde le resulte más propicio.

La primera vez que el ayudante se esconda, resulta aconsejable que esta precia caminata y el escondite posterior sean presentados por el perro que permanecerá atado de la correa junto a su amo. El comprobar que el ayudante se ha escondido, se le dirá “piiista”, busca “piiista”.

El amo caminará cerca del perro y deberá detenerse cada vez que el animal lo haga para oles las huellas; la correa permanecerá floja para que el animal se mueva casi como si estuviera libre; si el perro se distrajera a olfatear otro objeto, o se desviara de su camino, el amo dará un tirón de la correa y le ordenará nuevamente “piiista”. Al llegar hasta el sitio donde el ayudante permanece oculto, se debe facilitar calurosamente al animal acariciándolo.

Al día siguiente se debe repetir este ejercicio pero cambiando de ayudante, para que el animal incorpore que cada vez que se le indica debe buscar a una persona pero que ésta no siempre es la misma. También conviene cambiar de terreno para evitarle al can asociaciones erradas.

Una vez incorporado el rastreo de su amo y de los ayudantes, queda aún por enseñarle el rastrear a una persona guiándose por el olor de una prenda de vestir de esta persona. Para ello es necesario que el familiar-amigo-ayudante llegue esta vez al lugar de entrenamiento unos minutos antes que el instructor y el can. Recorrerá una senda que haya sido previamente señalizada para evitar confusiones posteriores, se esconderá y esperará la aparición del perro. Cuando el instructor y el animal hayan llegado al punto de partida se le deberá hacer oler una prenda del ayudante que tenga bien impregnado el olor de esa persona, luego se emprenderá la búsqueda; si el amo nota que el animal tiene dificultad para encontrar la pista, deberá hacerle olfatear nuevamente la prenda y ayudarlo con la correa disimuladamente a seguir la pista, hasta llegar al lugar donde se halla el ayudante.

Este ejercicio deberá repetirse durante varios días pero cambiando de ayudante y de terreno, para evitar la tendencia canina a crear hábito. Cuando el ejercicio de rastreo de una persona a través de una prenda no presente ya ninguna dificultad se deberá pasar a hacerlo con un ayudante que sea totalmente desconocido para el perro y con este ejercicio se habrá ingresado en la etapa final del adiestramiento de rastreo.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a buscar objetos perdidos ⭐️

Se iniciará haciendo oler un objeto y luego dejándolo caer al suelo sin que el perro lo vea, porque sino lo recogería inmediatamente como ya ha aprendido anteriormente. Después de alejarse unos metros del objeto se detendrá la marcha y se impartirá el “busca” al mismo tiempo que el amo se encamina lentamente hacia el lugar donde cayó el objeto. El animal lo seguirá y hallará el objeto.

Es muy importante que el perro no perciba que es el amo el que ha dirigido la operación; él debe creer que su participación ha sido sin ayuda y que el mérito es totalmente suyo.

La repetición de esta práctica se hará sin ayuda; el adiestrador caminará delante y llevará otro rumbo, hasta que se esconderá detrás de un árbol o muro para que el perro busque el objeto y luego, al no encontrar al amo, lo rastree para ubicarlo, para fortalecer el anterior aprendizaje de rastreo.

⭐️ Cómo acostumbrar a mi perro a los Petardos o Disparos ⭐️

Para habituar al cachorro a los estampidos se deberá pedir a un amigo o familiar que haga las veces de ayudante y acompañe al instructor a un parque. Una vez allí se deberá jugar con el cachorro y, durante el juego, el ayudante sin ser visto por el perro y a unos cien metros de distancia, provocará un estampido con cartuchos de salva o con un petardo. El cachorro abandonará en seguida el juego y se quedará en actitud expectante, el amo debe continuar jugando como si nada hubiera ocurrido. Al día siguiente se repetirá el juego y esta vez el estampido o disparo será hecho desde más cerca -cada día se avanzarán de 10 en 10 metros, para que el acercamiento del sonido sea francamente lento- el amo debe permanecer impasible y continuar el juego como si nada ocurriera como las veces anteriores, hasta que llegará un momento en que el cachorro perderá todo el temor a ese sonido y continuará jugando como si nada sucediera.

El tiempo de duración de esta práctica debe ser adecuado a la reacción que despierta en cada perro, pero nunca se debe tratar de apresurarlo; como la tensión nerviosa del animal será mucha en el momento del disparo, se debe realizar una sola vez por día durante el período de instrucción.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a atacar ⭐️

Para este ejercicio es preciso contar con una cadena metálica de diez metros de largo, graduable con argollas intermedias que permitan establecer varios largos, COLLAR DE CUERO fijo, y además el instructor deberá confeccionarse una suerte de GUANTE o MANGA PROTECTORA, o simplemente comprar en cualquier comercio especializado un guante protector llamado MANGA ENGUANTADA, gracias a la cual la mano y el brazo derecho del ayudante quedarán protegido. También se venden trajes especiales, protegidos, para ser empleados por el ayudante.

Para el siguiente ejercicio necesitarás una manga de mordida, por lo que a continuación te dejo algunas de las mangas más vendidas.

Además de los elementos enumerados será preciso contar con l ayuda de algún amigo, preferentemente desconocido por el perro.

El ayudante se cubrirá el brazo y la mano derecha con la manga protectora y se vestirá correctamente. Cuando amo y perro estén realizando prácticas, irrumpirá el ayudante llevando en el brazo enguantado una vara o bastón aplanado. El ayudante dará unas vueltas con actitud amenazadora alrededor del perro que estará sujeto por la correa. En este momento el amo impartirá la orden de “atención” para que el perro comprenda que él también está alerta y que lo que ocurre no es del agrado del amo. Después de dar dos o tres vueltas el ayudante se acercará al instructor por el lado opuesto al que se halla el perro y le pegará con la vara -suavemente- aparentando que lo hace violentamente. Se aguardarán unos segundos antes de instigar al perro y con la correa corta, que se le irá aflojando progresivamente al mismo tiempo que se le ordenará “ataca”. El ayudante se retirará y regresará para reanudar el ataque. A medida que advierta que el perro se vuelve cada vez más agresivo, se retirará pausadamente pero aparentando estar asustado.

Una vez que el can ha atacado al agresor, la orden para que lo suelte será “suelta”, pero tanto como “ataca” son órdenes conocidas por la mayoría de gente y por ello pierden seguridad (se corre el riesgo que otra persona pueda ordenarle al animal atacar o soltar y él lo obedezca), por lo que, para mayor seguridad, el instructor puede crear una nueva orden para dirigirse al perro, ordenándole atacar o detener el ataque. De este modo, la palabra escogida será un secreto entre el adiestrador y el perro.

Si la primera reacción del animal ante el ataque del ayudante fuera inesperado, se debe repetir el ejercicio pero haciéndolo más dramático: el ayudante no sólo fingirá atacar al amo sino que además pegará en las ancas al animal con la vara. Esto será suficiente para que el perro reaccione inmediatamente. Siempre la actitud de atacar del ayudante debe ir seguida de la orden de atacar del amo y cuando el perro haya hincado los dientes en el brazo protegido, se le debe ordenar que suelte y cese el ataque, y el ayudante debe huir simulando estar muy asustado.

Conviene ir cambiando de ayudante para que el can no crea que sólo ese hombre puede ser el agresor. Una vez cumplida esta estaba, se perfeccionará el ejercicio de la siguiente manera: se le pedirá al ayudante que se comporte amistosamente acercándose al amo y hablando con él (el perro siempre llevará la correa puesta). Después de un rato de animada y cordial conversación el ayudante atacará al amo al mismo tiempo que este le ordenará a su perro atacar. Al recibir el ataque, el ayudante se quedará quiero y el instructor llamará al perro indicándole que suelte al individuo.

⭐️ Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga y cómo enseñar a mi perro a Desarmar a un atacante ⭐️

Siempre debe hacerse esta práctica después de la anterior, ya que en realidad es un complemento de ataque. También será necesario para este ejercicio contar con un ayudante, una pistola con balas de salva y una manga protectora.

Conviene elegir un lugar apartado y amplio con árboles y arbustos; el ayudante disparará desde lejos, escondiéndose luego detrás del árbol o mata sin que el animal llegue a recibir la orden de atacar por parte del amo.

El disparo deberá ser repetido varias veces por el ayudante al mismo tiempo que se vaya acercando sin ser visto por el perro. Llegará un momento en que el animal se mostrará inquiero. Cuando el ayudante se aproxime casi hasta 4 metros de donde se halla el perro, se le ordenará atacar. El perro llevará la cadena, cuyo extremo mantendrá el instructor y se le habrá dado la longitud precisa para que pueda avanzar.

Conviene que el ayudante dispare el arma cuando el perro está a punto de morderle la mano, para poner al can aún más furioso, lo que hará que se lance a morder la muñeca del ayudante, situación que éste debe aprovechar para tirar el arma al suelo; en ese instante el amo impartirá al orden de cese del ataque y le dirá “aport arma” señalándole al perro la pistola para que la recoja y se la entregue al amo. Al recoger la pistola y guardarla, se le dirá al ayudante que se marche. Inmediatamente después el instructor iniciará la marcha hacia el lado opuesto como si nada hubiera pasado.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a proteger objetos ⭐️

Se deberá llevar a cabo esta práctica en lugares dispares.

Con el perro en posición de “suelo”, el amo se ubicará frente a él unos cincuenta centímetros de distancia y apoyará en el suelo cualquier objeto. El adiestrador impartirá la orden de “guarda” señalando el objeto con el dedo índica extendido y la mano cerrada, luego se alejará del lugar pero quedando a la vista del perro. Aquí será necesaria nuevamente la irrupción del amigo-ayudante que aparecerá cautelosamente, mirando al perro y al objeto alternativamente y dirigiéndose hacia el mismo. El animal captará inmediatamente las intenciones del ayudante y se pondrá alerta para atacar.

La voz del amo deberá ser “atención, guarda” al mismo tiempo que sostendrá la correa bien fuerte con la mano derecha. El ayudante deberá merodear el objeto como para confundir al perro. El animal seguirá atentamente el desplazamiento del ayudante y entonces el instructor deberá ordenarle “ladra” pero sin permitirle que abandone la posición de “suelo”. Tan pronto como el animal ladre, el ayudante se quedará quiero y sólo reanudará la caminata cuando haya parado el ladrido; de esta manera el ayudante se irá acercando al objeto para intentar cogerlo, pero su intención será desbaratada por la acción del instructor, que aflojará la correa y ordenará al perro que ataque. La correa jamás debe ser soltada por el amo para evitar que el animal se habitúe a correr detrás del agresor y deje solo el objeto, evitando así que en el futuro el perro pueda ser engañado por dos delincuentes, ya que uno puede distraerlo alejándose y otro aprovechar la situación para coger el objeto custodiado. El perro debe habituarse no sólo a defender el objeto custodiado sino a no alejarse jamás de su lado.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a custodiar personas -Adiestramiento de Defensa Pastor Belga- ⭐️

El ejercicio se iniciará con una práctica de ataque; así, cuando el perro haya detenido al supuesto malhechor, el instructor se acercará, cacheará al ayudante y ordenar “sienta” o “suelo”, al mismo tiempo que se impartirá la nueva orden de “vigila”. Segundos después, el ayudante debe comportarse como si fuera a escapar, iniciando una veloz carrera que será detenida por el perro, que habrá reaccionado a la orden de atacar que le ha dado su amo. Al alcanzarlo se le ordenará que suelte al malhechor, y colocándolo a unos 50-60cm de distancia, se le ordenará “sienta”. A partir de aquí el can habrá comprendido perfectamente en qué consiste su papel y cualquier intento de moverse del individuo custodiado será impedido por el perro, que se lanzará a cogerlo aunque no haya recibido la orden. Esta práctica debe ser alternada con otras para que el can no se excite demasiado, pero debe hacerse varias veces por día durante una semana.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a morder cuerdas y la Liberación del amo ⭐️

Para esta práctica de Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga es preciso adquirir CUERDAS de diversos grosores; la práctica deberá ser de 10 a 15 minutos durante cinco días. Con el perro en la posición de “sienta” de cara a su amo, éste cogerá un trozo de cuerda -inicialmente- y abriendo la boca del perro se la deberá introducir por el centro, reteniendo ambos extremos en cada mano. Esto hará que el animal intente liberarse del estorbo, procediendo a masticar la cuerda que le está molestando.

Para el siguiente ejercicio necesitarás cuerdas de diferentes grosores, por lo que a continuación te dejo algunas de las cuerdas más vendidas.

Cuando el can comience a masticar la cuerda se le deberá decir “corta” y se le seguirá repitiendo la orden durante toda la masticación y trituración. Para que note que es lo correcto lo que está haciendo debe ser estimulado durante la masticación con “muy bien”, “corta”. A medida que el perro lo haga cada vez con más facilidad se irá aumentando el grosos de la cuerda hasta llegar al lógico en estos casos. Cuando la cuerda de la soga gruesa haya sido superada se debe perfeccionar la práctica atándose el instructor las muñecas con la cuerda y ordenándole al perro “corta” y como ya se ha habituado a rodar la cuerda lo hará sin dudas. Después de carios días de repetir este último paso para fijar bien la orden en la mente del can se puede dar por terminado el ejercicio.

A continuación el último ejercicio de Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro la defensa del coche o automóvil, una parte indispensable del Adiestramiento de Defensa del Pastor Belga ⭐️

Se empieza con el perro sentado al pie y con el conductor apoyado de espaldas al automóvil. El ayudante ha de esperar al menos cinco minutos antes de aproximarse con aires de agresor, y cuando el perro dé muestras de haberlo visto se da la orden de “atento”. Apenas el perro ladre el ayudante se alejará mostrando un evidente temor. Se halagará efusivamente al animal y, abierta la puerta trasera, se le hará salir teniendo la precaución de bajas los cristales posteriores no más de 10cm. Transcurridos algunos minutos, el ayudante, que mientras tanto se habrá ocultado a la vista del perro, aparecerá de nuevo, acercándose al coche siempre con aspecto agresivo; cuando esté a pocos metros, si el perro no ha tomado ya la iniciativa ladrando furiosamente, el instructor dará la orden de “atento”. El alumno reaccionará enérgicamente, ante lo que el presunto agresor se retirará con muestras de pánico.

En la segunda fase se hará descender al perro, se le elogiará, se dejará transcurrir unos minutos y luego se le obligará a subir a coche. Los cristales estarán subidos de manera que quede una rendija de 1cm para que pase el aire.

El instructor acariciará al perro, diciéndole varias veces “atento” con tono amable; cerrará la puerta con llave y se alejará hasta que el perro no le pueda ver pero sin perder el coche de vista, a la espera de que el fingido agresor vuelva a aproximarse al mismo.

Después de provocar la reacción defensiva del perro, el agresor se alejará definitivamente y el instructor, inmediatamente después, regresará al coche recordando que no ha de escatimar en elogios y caricias al animal.

Y aquí termina la formación para de Adiestramiento en Defensa para nuestros Perros Pastor Belga. Si quieres ir al módulo anterior, haz CLICK en el siguiente Link.

🔙 Ver Adiestramiento de Guarda

Muchas gracias por leernos, y si tienes alguna pregunta o sugerencia, no dudes en dejarnos un comentario.

Un saludo y hasta la próxima!

PD: A parte de estos módulos de Adiestramiento en Defensa del Pastor Belga, también tenemos otros artículos relacionados con los Perros Pastores Belga, ya sea Malinois, Groenendael, Tervueren o Laekenois, por lo que si estás interesado, échale un ojo al resto de nuestra web. 🤗

Como siempre, os dejamos a continuación una selección de snacks para cuando nuestros perretes realicen bien sus ejercicios.