Saltar al contenido

▷ Mejor ADIESTRAMIENTO básico para Perro 🐕 PASTOR BELGA

Adiestramiento básico pastor belga malinois

Recibe este nombre el tipo de Adiestramiento básico que alcanza a cubrir las mínimas necesidades de nuestro perro Pastor Belga para la guarda y defensa.

Esta instrucción se desarrolla en diferentes niveles, que son progresivos. Una vez asimilada una enseñanza sencilla es posible acceder a otra más compleja.

Una enseñanza impartida con golpes, malos modos y gritos, lo único que logra es convertir al perro en un animal asustadizo y cobarde, que opone gran resistencia al aprendizaje.

Para quienes alberguen metas más simples y solamente deseen que su perro sea obediente a las órdenes y eficaz en el cuidado de las propiedades ante el peligro de extraños, esta primera fase satisfará plenamente sus necesidades.

⭐️ Cómo hacer que el perro aprenda su nombre ⭐️

Para este ejercicio se necesitarán premios que incentiven la colaboración de nuestro cachorro. Para ellos os dejo a continuación algunos de los SNACKs más vendidos.

Al escoger el nombre no debe bastar el hecho de que resulte bonito a los integrantes de la familia, irónico o divertido.

Los perros no comprenden el lenguaje humano de modo que, por lo pronto, se está haciendo una broma permanente con un sujeto que no puede comprender ni participar de ella. Además, este aspecto es importante a la hora de crear una base para el Adiestramiento básico de nuestro Perro Pastor Belga, ya sea Malinois, Groenendael, Tervueren o Laekenois.

Pero existe una razón aún más importante y es la fonética. Lo que el animal percibe es un sonido desprovisto de significado. En la medida en que dicho sonido pueda diferenciarse fácilmente del resto, le resultará más fácil distinguirlo y comprender la asociación. Si la palabra con que se lo designa suena seca, cortante, sonora, clara, el animal la identificará con mucha mayor facilidad. Por ello, resulta conveniente escoger nombres del tipo Dick, Drack, Teo, Black,Moro, Toro, etc.

La identificación del nombre puede hacerse a partir de los 2 meses de vida del cachorro, que es cuando está en condiciones de fijar la atención en un estímulo, retenerla y establecer la asociación. Para lograr el reconocimiento, resulta adecuado nombrarlo cada vez que se le sirve la comida, mientras se lo acaricia con ternura. Cada vez que se juega con él, se le hacen caricias, se le ofrece alguna golosina es preciso repetir su nombre. La insistencia durante varios días en estos hábitos facilitará la asociación.

El amo se va acercando a él, repitiendo su nombre mientras le ofrece una golosina. Cuando el perro se acerque, se le gratificará con la GOLOSINA, acariciándolo con afecto y repitiendo su nombre. El paso siguiente consistirá en repetir la operación, pero esta vez sin la golosina. El perro acudirá suponiendo que le aguarda una gratificación que, aunque no exista en forma de golosina, existirá en modo de caricias afectuosas.

El paso siguiente consistirá en llamarlo, pero cada vez desde distancias más lejanas. Es muy posible que, al comienzo, el perro no advierta que se le está ofreciendo algo gratificante, por lo que es necesario insistir con paciencia y buenos modos. Cuando el perro ya esté habituado a acudir, se suprimirá la golosina, sustituyéndola por caricias afectuosas. De este modo se evitará que asocie su nombre con comida o gratificación en vez de hacerlo con la autoridad ejercida por el amo y el concepto de obediencia.

Si necesitas ayuda para elegir nombre, a continuación te dejamos algunas categorías para ayudarte a decidir.

IDEAS DE NOMBRES PARA PERROS

⭐️ Cómo hacer que el perro venga cuando lo llamo ⭐️

Es uno de los pilares del éxito futuro. El objetivo consiste en que el can responda no sólo a cuando es llamado por su nombre, sino también ante la palabra “aquí” y que, al obedecer, se coloque junto a la pierna izquierda de quien imparte la orden o justo frente a él, según lo ordene.

Para la realización de este ejercicio, la duración del aprendizaje debe ser de 10 minutos durante 5 días consecutivos. Al escoger el lugar para realizar las prácticas, conviene localizar un paraje amplio y poco transitado para que el animal no se distraiga, no se asuste y pueda moverse con entera libertad. Asimismo, será necesario contar con un COLLAR de CADENA ESTRANGULADOR y una correa de adiestramiento de 6 metros de largo que resultará muy útil para muchas otras prácticas.

A continuación os dejamos algunos de los collares más vendidos.

El perro se colocará a corta distancia del instructor, quien llevará la correa en su mano. Este llamará al can por su nombre y, a medida que responda a la llamada, se irá acrecentando la distancia hasta llegar a la máxima extensión de la correa. Si el perro desobedeciera la orden, el instructor dará un suave tirón a la correa para forzarlo a obedecer.

Cuando el perro acuda al sonido de su nombre desde 6 metros de distancia, se le dejará retozar libremente y se tirará un objeto que llame su atención dentro del perímetro de 6 metros que alcanza la correa para que vaya detrás de él, a olfatearlo. Cuando lo haga, se le impartirá la orden aquí, al mismo tiempo que se tirará suavemente de la correa, para que comprenda que debe regresar junto a su instructor.

En el momento en que se alcance la perfecta sincronización entre la llamada del instructor y la respuesta obediente del can, se repetirá el ejercicio, pero sin correa.

Al principio, puesto que la asociación del sonido va unida al tirón de la correa, al no percibirse esta el perro desobedecerá. En este caso, el propietario debe echar a andar en dirección contraria, como si tuviera intención de abandonar al perro, de dejarlo solo, pero nunca a la inversa pues, en caso de desobediencia, el único recurso que le queda al adiestrador es fingir abandono.

Si el animal advierte que su amo se aleja, su impulso será correr tras de él inmediatamente. Este será el momento adecuado para que el instructor repita la orden aquí, comportándose como si se hubiera olvidado de la contrariedad de la desobediencia.

Cuando el perro acude al llamado, el instructor debe señalar con el dedo extendido el lugar donde quiere que el animal se ubique, de modo que si ordena “aquí” y el perro acude a la llamada pero no obedece al lugar en que debe situarse, debe insistir con “aquí”, señalando una y otra vez el lugar donde el perro debe ubicarse, preferentemente junto a la pierna izquierda del adiestrador. Los perros suelen captar con mucha rapidez esta orden.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro el “No” y “Muy bien” con Adiestramiento Básico para Pastor Belga ⭐️

Todo comportamiento del perro que implique obediencia a la orden de su instructor debe ser individualizado con un “muy bien”, al mismo tiempo que se le acaricia.

Por el contrario, si el perro se comporta de un modo incorrecto, debe ser reprendido con un seco y cortante “No”. Debe tenerse presente que, para que esto sea eficaz, el sonido debe emitirse exactamente en el momento en que el animal hace algo incorrecto, pues si se lo reprende después de un tiempo, al carecer de memoria no podrá hacer la asociación entre la reprimenda y el acto incorrecto.

Además del sonido, el recurso del “No” debe acompañarse de una actitud que resulte suficientemente clara al animal. Gestos que no serán violentos, pero sí autoritarios. El sonido debe ser seco y decidido, pero nunca amenazador. La agresividad y la violencia deben quedar completamente descartadas del adiestramiento si se esperan obtener buenos resultados.

⭐️ Cómo hacer que mi perro se acostumbre al collar para recibir un Adiestramiento Básico para Pastor Belga ⭐️

A partir de los dos meses conviene familiarizar al can con el COLLAR y la CORREA.

A continuación os dejamos algunas de las correas de adiestramiento más vendidas.

Para que se familiarice con el objeto, al comienzo se debe dejar el collar cerca del cachorro, de modo que forme parte de sus juegos, lo olfatee y luego pueda reconocerlo. Cuando se haya acostumbrado a él se debe coger al cachorro en brazos y, al mismo tiempo que se le dicen palabras afectuosas en un tono calmo, se le colocará el collar, acompañado por tiernas caricias. Luego debe depositarse al cachorro nuevamente en el suelo, pero ya con el collar puesto. Se le acariciará y se le repetirán las palabras afectuosas, acercándole algún objeto para que juegue con él, se distraiga y se olvide del collar que lleva puesto.

A pesar de tan delicados esfuerzos, es posible que el cachorro responda intentando quitarse el objeto extraño, forcejeando con él y hasta teniendo ataques histéricos de resistencia, tratando de morder el collar para quitárselo. En tales casos es preciso calmarlo, pero nunca quitarle el collar una vez que se le haya colocado, acariciándolo y jugando con él para que se distraiga. En pocos minutos se olvidará del collar y se reintegrará a su actividad habitual. Esta señal de aceptación será suficiente para la primera vez: el instructor le quitará el collar y repetirá el ejercicio al día siguiente. Después de tres días de colocarle el collar y quitárselo cuando lo haya aceptado, la operación carecerá de tensión para el perro y se dejará colocar el collar sin problemas. Cuando lo haya asimilado tranquilamente el instructor podrá dejárselo colocado de manera permanente.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a caminar con la correa ⭐️

Una vez admitan llevar el collar, la operación se complementa con la aceptación de la correa. En uno y otro caso, las acciones son similares. Este paso es muy importante para el Adiestramiento básico de nuestro Perro Pastor Belga.

Cuando el cachorro haya incorporado el collar a su vida habitual, se le dejará la correa para que la olfatee y juegue con ella. Una vez que le resulte familiar, uno de sus extremos deberá engancharse al collar y dejarla suelta para que el cachorro la arrastre en sus movimientos. Al principio la morderá, le inquietará el ruido, jugará con ella y finalmente terminará por distraerse y dedicarse a otro estímulo. Al llegar ese momento, el instructor cogerá la correa en su mano. Tan pronto como lo haga, es muy probable que el cachorro se ponga en movimiento en sentido contrario, tiroteando de la correa. El amo seguirá al cachorro en su paseo sin tirotear de la correa, pero sin soltarla. De este modo, el animal la asociará con represión o limitación.

Después de tres días consecutivos, la correa se habrá convertido en algo familiar para el perrito. Habrá llegado el momento, entonces, en que el instructor podrá marcar su propio itinerario. Inicialmente la marcha debe ser lenta; el adiestrador debe llamar continuamente al cachorro para hacerlo avanzar. De este modo, evitará darle tirones. Así, la correa orientará sutilmente el itinerario del animal sin forzarlo. De un modo casi imperceptible, el cachorro pasará de ir donde le plazca a ser conducido por su amo, pero sin traumas ni violencias. Al cabo de una semana de ejercicios el cachorro se habrá adaptado a la perfección a la correa, a pesar de que continuará tiroteando de ella hasta que haya cumplido 6 meses, entre otras cosas por la diversión que le produce el juego de desafiar al instructor.

Con frecuencia el can tienda a manifestar su voluntad y resiste la orden impartida. En este caso, su actitud es la de sentarse y negarse a caminar.

El sistema para hacerlo caminar consiste en buscar una golosina y ofrecérsela. Lo más probable es que el perro acuda a devorarla olvidando su rebeldía. Si no lo hace, es preciso depositar la golosina en el suelo. Rápidamente se dirigirá hacia ella a devorarla y de ese modo se podrá reiniciar el aprendizaje. Debe tenerse presente que los comportamientos de los cachorros se parecen mucho a los de los niños, tienen caprichos y rabietas si se las puede llamar así, pero las olvidan al menor estímulo que concite su interés. Por eso, lo más sensato no es enfrentarlos imponiendo la propia autoridad a sangre y fuego sino a través de la paciencia y la convicción.

⭐️ Cómo hacer que mi perro camine junto a mí para recibir un Adiestramiento Básico de Pastor Belga ⭐️

El objetivo final de esta práctica es lograr que el can camine siempre junto a la pierna izquierda del instructor sin necesidad de correa. En los primeros ejercicios del adiestramiento elemental, el animal ya ha aprendido a ubicarse junto a la pierna izquierda de su amo. Ahora tendrá que aprender a caminar en esa ubicación sin adelantarse sin retrasarse.

Para realizar este ejercicio es fundamental que el cachorro ya haya cumplido su primer año de vida. Los elementos necesarios para esta práctica son el COLLAR ESTRANGULADOR y la correa de adiestramiento.

A continuación os dejamos algunos de los collares de estrangulación más vendidos.

La instrucción comienza llamando al perro y haciendo que se coloque junto a la pierna izquierda de su propietario, intentando que sus pies queden más o menor en la misma línea que la punta delantera de los zapatos del adiestrador.

El perro llevará puesta la correa en el collar. El instructor sujetará la correa con la mano derecha, después de hacerla pasar por delante de las propias piernas y sostenida con la mano izquierda, que quedará en la zona próxima al mosquetón en su unión con el collar.

Cuando está todo listo, se le imparte la orden de “junto”, dando un ligero chasquido sobre la pierna izquierda. Se inicia lentamente la caminata a la orden de “vamos”, acompañando dicha orden con un suave movimiento de la mano derecha hacia delante, para que el perro asocie.

La caminata debe hacerse con movimientos lentos y pausados, sobre todo al comienzo. Si el perro se aparta de la pierna izquierda, si intenta caminar más rápido o más despacio, si se distrae, un suave tirón con la mano izquierda acompañado de la orden “No”, le hará desistir de sus propósitos. Se agregará luego “vamos”, para que prosiga la marcha normalmente.

Es posible que ante el desconcierto se rebele sentándose y negándose a avanzar. En tal caso es preciso volver a la posición de firme inicial y comenzar nuevamente desde allí. Esta práctica requiere perseverancia y nunca deberá prolongarse por más de 15 minutos diarios, para no fatigar al perro.

Durante el adiestramiento, es importante que el perro no se sienta observado, puesto que esto produce ansiedad en los perros y dificulta su aprendizaje. El instructor debe limitarse a “espiarlo” con el rabillo del ojo para reubicarlo si se aleja de su pierna izquierda más de lo debido, si se atrasa o se adelanta, al mismo tiempo que se le imparte cada vez la orden de “junto” para que asocie que debe permanecer junto a la pierna izquierda del instructor.

Por supuesto, toda vez que cumpla lo que se le ordena es necesario felicitarlo con palabras afectuosas y caricias demostrativas.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a ir sin correa ⭐️

La práctica se lleva a cabo exactamente igual a la que se hace con correa, pero sin ella. Si el perro se apresura o se retarda, se debe impartir la orden de “junto” cada vez, sin detener la marcha. Si tienda a alejarse de la pierna izquierda del adiestrador, se le debe ordenar “No” y luego “Junto” para que vuelva a su lugar y prosiga su avance.

Cuando al can nada lo haga apartarse de la pierna izquierda de su instructor, puede considerarse que el aprendizaje ha concluido satisfactoriamente, y estaremos asentando una buena base para un buen Adiestramiento Básico de nuestro Perro Pastor Belga.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a sentarse ⭐️

La práctica consiste en colocarse frente al can tomándole la barbilla con la mano derecha y posando la izquierda en la grupa del animal. Al hacerlo se debe presionar con la mano izquierda hacia abajo y, mientras la mano derecha levanta la barbilla del perro, se le imparte la orden de “sienta”.

La gratificación es el incentivo que estimula al can a continuar con empeño su aprendizaje.

Una vez que haya asimilado la orden y se siente all oír la palabra “sienta” sin necesidad de ser orientado por las manos de su instructor, se puede incorporar este ejercicio a la caminata de la siguiente manera: se lo lleva caminando en la posición de “junto” y, en mitad de la caminata, se afloja la correa al mismo tiempo que se le imparte la orden “sienta” y se detiene la marcha.

Cuando el ejercicio haya sido asimilado, habrá que intercalarlo con los otros para asentar definitivamente el concepto. Si no se lo intercala con otras prácticas se corre el riesgo de que el animal suponga que “sienta” viene inmediatamente después de “junto”. Para evitar estas asociaciones erróneas conviene alternar constantemente el orden de las prácticas.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a estarse quieto para un Adiestramiento Básico de Pastor Belga ⭐️

Un can que sabe hacer alto puede ser perfectamente controlado para que no cruce una calle muy transitada, para que no se enzarce en una gresca con otros perros y en muchas otras situaciones imprevistas para las que su obediencia resulta indispensable.

Esta práctica exige mucha atención por parte del perro, por lo que resulta recomendable iniciarla en un lugar tranquilo y espacioso, con poco movimiento, pues de este modo sus posibilidades de distracción serán menores. Asimismo, no conviene prolongar la instrucción más de 10 minutos durante cinco días consecutivos. En el Adiestramiento Básico para Pastor Belga es muy importante que este tipo de órdenes que le queden bien claras a nuestros perros.

El método correcto para realizarlo es el siguiente: se avanzaron el perro en posición de “junto” y se le ordena hacer “sienta”. Se vuelve a avanzar a la orden de “junto” y se repite la relación varias veces, a modo de precalentamiento, y también para que el perro esté atento a la indicaciones. La secuencia debe interrumpirse y el instructor se colocará frente al perro en una distancia no muy grande, para que puedan verse cara a cara. Desde allí se le dirá “aquí” señalando con el dedo índica de la mano derecha un lugar en el suelo junto a la pierna izquierda del instructor. Si no entiende esta orden, se le puede llamar por su nombre, pero señalando siempre el lugar y agregando la orden “aquí”. En el momento en que el perro eche a andar, se le ordenará “alto”, acompañado de la mano derecha levantado, de modo que la palma quede enteramente a la vista del animal. El brazo debe ser movido con firmeza, para que capte claramente la diferencia entre uno y otro gesto.

Es posible que al ver la mano en alto, el perro se desconcierte y cambio su rumbo o retroceda, pensando que eso es lo que se le ordena. En tal caso será precioso recomenzar el ejercicio, pero esta vez ubicándose suficientemente cerca del can como para poder detenerlo con la mano. Nuevamente habrá que ordenarle “aquí” y, cuando avance, “alto”, acercando la mano hasta el hocico y obligándolo a detenerse.

Después de las primeras ejercitaciones, el animal habrá comprendido el sentido de la instrucción y obedecerá. En ese momento, será precios acrecentar la distancia entre amo y perro y repetir la práctica. Cuando el can obedezca perfectamente será preciso cambiar el punto inicial de la práctica; el perro deberá comenzarla de pue, senado o en cualquier otra postura que se elija, pero siempre tendrá que detenerse a la orden de “alto”. Una vez asimilada esta fase, se suprimirán los gestos de las manos.

Tras la detención volverá a ordenarse “aquí” para que prosiga la marcha y se acerque a su lado. Al llegar junto al amo, debe hacer “junto” automáticamente, es decir, debe colocarse junto a su pierna izquierda. Para que esto suceda es preciso que el adiestrador le imparta la orden de junto cuando el can se está cercando a él.

En este caso, la posición correcta de “junto” es la siguiente: el perro debe pasar junto a la pierna derecha del amo, por detrás de ambas piernas y colocarse en posición de junto al lado de la pierna izquierda de su instructor.

Obviamente, esto sólo es posible de alcanzar con un entrenamiento adicional para el que conviene colocarle la correa de adiestramiento, llamarlo y, cuando llegue hasta el punto elegido, ordenarle “sienta”. Desde esta posición se le impartirá la orden de “junto” al mismo tiempo que, con la mano derecha, se le tira de la correa hacia atrás, se para por la espalda la correa a la mano izquierda y se mantiene en esta mano. La correa servirá de guía para que el animal comprenda por donde tiene que llegar hasta donde se halla su amo y detenerse a su lado.

Llegado ese punto, será preciso hacerlo pero esta vez sin correa.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a acostarse ⭐️

La orden de echarse se identifica con la expresión “suelo”; el aprendizaje correcto de este ejercicio requiere de la ayuda del collar de cadena estrangulador y la correa de entrenamiento.

La duración de las clases, para esta instrucción, no debe exceder los 25 minutos durante 5 días.

El ejercicio comienza desde la posición de junto, con el collar y la cadena colocados, donde se hará andar al animal durante un rato y luego, súbitamente se le ordenará “sienta”. Con el perro sentado, se cogerá la correa de adiestramiento por la parte cercana al mosquetón, mientras el amo se ubica delante del animal; en esta posición, con la mano derecha señalará el suelo mientras con la izquierda tirará de la correa hacia delante y abajo, al mismo tiempo que se imparte la orden de “suelo”.

En caso de desobediencia, el instructor debe apostarse junto al lado derecho del perro pero frente a él, en tanto que coge la correa con la mano derecha y con la izquierda presiona sobre el lomo, repitiendo la orden de “suelo”.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a que se levante ⭐️

Lo que se pretende en este caso es que el animal permanezca en pie sin moverse, hasta recibir la orden siguiente para avanzar, sentarse o echarse.

Conviene llevar a cabo el adiestramiento durante 4 días en clases de aproximadamente 30 minutos, pero la duración dependerá del grado de participación o fatiga del animal. Este es un estado bastante avanzado del Adiestramiento Básico para Pastor Belga.

Se comienza con el can en la posición de “junto” y luego se pasa a “sienta”. Unos segundos después se le ordena “en pie”. Para que comprenda la orden, el amo deberá colocarse delante suyo, sin moverse; al emitir la orden, el instructor colocará su pie izquierda en el vientre del perro y encontrar presionará, al mismo tiempo, con Elk pie hacia arriba (para levantar el cuerpo) y con la correa (para levantar el cuello), que retendrá en su mano izquierda. Habitualmente, los canes asimilan muy rápidamente esta orden. Cuando la haya incorporado, se deberá comenzar el ejercicio desde la posición de “suelo”, repitiendo todo igual pero con el animal echado desde el comienzo.

Una vez que el ejercicio sea realizado a la perfección, se repetirá sin usar el pie izquierdo bajo el vientre del perro y sin utilizar la correa, inclusive ubicándose no ya frente a él sino en cualquier otra parte, para que el animal realice la asociación entre el sonido y lo que se espera de él.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a hacerse el muerto ⭐️

Para poder desarrolla este ejercicio, se hace necesario realizar un precalentamiento haciendo caminar al animal en posición de “junto”, alternándolo con la posición de “sienta”, ordenándole detenerse o permanecer en pie y cuando haya cogido el ritmo es que se le podrá emitir la orden de “suelo” desde el lado derecho, para poder inclinarse apoyando las manos sobre este costado del can, al mismo tiempo que se le ordena “muerto”, empujándolo con firmeza pero sin violencia, para que se acueste sobre su lado izquierda. Este ejercicio es muy sencillo, puesto que si el perro ya ha aprendido a echarse, fácilmente incorporará la acción de hacerse el muerto.

Cuando la orden sea obedecida, será necesario partir de la posición de “sienta”, ya que al recibir la orden el can por sí mismo pasará a la posición de “suelo” y luego a la de “muerto”.

El paso final consiste en ordenarle que se haga el muerto desde la posición de “junto”, para que él solo pase de allí a “Suelo” y luego a “muerto”.

Con frecuencia, una vez que se ha hecho el muerto, el perro tiende a levantar la cabeza para constatar si el amo está contento por su esfuerzo. Para evitarlo, es preciso apretar suavemente la cabeza del animal contra el suelo repitiendo “muerto”. Cuando ya no levante la cabeza al tenderse de costado en posición de muerto, se agregará “muy bien” para que comprenda que así es como debe permanecer hasta que el instructor le ordene lo contrario. Después de unos minutos, se le ordenará “vivo”. Para que comprenda su significado, se dará un suave tirón con la correa hacia arriba.

⭐️ Cómo enseñar a mi perro a ladrar para un Adiestramiento Básico de Pastor Belga ⭐️

Este ejercicio se llevará a cabo durante una semana. La extensión de las prácticas no debe exceder los 15 minutos diarios. En este caso, el lugar donde se desarrolle la instrucción carece de importancia aunque siempre es recomendable que las haga en un lugar tranquilo, para evitar que el perro se distraiga.

Para este ejercicio será muy importante el uso de premios, así que a continuación os dejamos algunas ideas para que a vuestro perro no le falte la motivación en este estado de Adiestramiento Básico para Perros Pastor Belga.

Se comenzará como siempre, ensayando algunos ejercicios previamente aprendidos cerca de un árbol resistente o una columna donde se atará la correa, para que el perro quede limitado en sus movimientos. El adiestrador se situará frente al can y, levantando la mano derecha con el puño cerrado pero el dedo índice erguido, emitirá la orden “ladra”. El gesto de la mano debe ser amenazador. Frecuentemente, ante la confusión de la orden desconocida y el sentirse atado, el perro ladra por impotencia. Si esto no ocurre, es preciso que el instructor se aleje unos metros. Este desplazamiento obligará al animal a ladrad y, tras un momento, el instructor regresará rápidamente junto al animal mientras sigue emitiendo la orden “ladra” hasta llegar a su lado. Al hacerlo, se le debe acariciar la cabeza efusivamente, para que entienda que eso era justamente lo que esperaba de él.

Tras repetir la operación varias veces, se debe intentar llevarla a la práctica solamente con la mano extendida y la orden, pero sin alejarse. Al contrario de la mayoría de las ejercitaciones, en ésta lo que se suprimirá progresivamente es la orden, para que el can eche a ladrar solamente cuando vea el índica de su amo extendido. Esto resultará muy útil en una situación fuera de lo habitual, en la que el mínimo gesto bastará para que el perro se eche a ladrar furiosamente.

Pero, para que el control sea completo, también ese necesario que aprenda a dejar de ladrar cuando se le impone. En este caso, la orden impartida será “calla”.

Para lograr que obedezca, en el momento en que está ladrando, se le debe coger el hocico con ambas manos para mantenerlo cerrado, mientras se le ordena “calla”. Este ejercicio debe combinarse. Así, con el gesto de la mano se acompañará la orden “ladra”. Luego, cuando esté ladrando, se le cerrará el hocico con las manos a la orden de “calla”.

La tercera fase del ejercicio consiste en que aprenda a alertar ante la presencia de un extraño, especialmente si está atado, cuidando una propiedad.

Esta instrucción conviene llevarla a cabo de noche, ya que el silencio nocturno ayudará a que el perro pueda captar el cambio de ruidos ambientales con mayor facilidad. En tal situación se recomienda permanecer junto al animal, y, al oír un ruido inhabitual que le llame la atención, ordenarle “ladra”. Si el perro responde con un ladrido o un gruñido, es el momento de alentarlo acariciándole la cabeza y dedicándole un afectuoso “muy bien” para que comprenda que ese es el comportamiento que se espera de él.

Cuando se haya asimilado esta instrucción, la fase siguiente consiste en llevar al animal al pasillo o recepción de la casa, que deberá permanecer a oscuras. Se pide a un amigo o vecino, con el que el perro no esté habituado a tratar, que golpee la puerta desde afuera. Si el can no ladra espontáneamente al oír los golpes, se le debe ordenar que lo haga y luego felicitarlo, repitiendo este ejercicio varias veces, para que asimile que todo ruido extraño debe ser denunciado por él durante la noche, cuando se trate de un sonido inminente a la propiedad que debe cuidar. Una vez que el concepto haya sido internalizado, el ejercicio de aviso con ladridos entre los golpes a la puerta debe repetirse, pero a la luz del día.

Cuando el can haya aprendido a ladrar a plena luz ante la inminencia de un ruido extraño, es preciso pasar a la selección de ruidos. Así, si un sonido proviene del tránsito de la calle, una ventana abierta que golpea, el movimiento del ascensor o el desplazamiento de vecinos por la escalera le hacen ladrar, es preciso coartar esta actitud con un enérgico “calla”, en tanto que se alentará a que ladre cuando un extraño se acerque a la puerta. Repitiendo varias veces estos ejercicios durante una semana, el can aprenderá a distinguir los ruidos que despiertan desconfianza y acerca de los cuales debe alertar de los meros sonidos ambientales. 

Aquí termina este módulo de Adiestramiento Básico para Perro Pastor Belga. Puedes ir al módulo siguiente o anterior en los siguientes LINKs.

🔙 Ver Primeros Pasos para Adiestrar a Perro Pastor Belga

Ver Adiestramiento de Guarda para Perro Pastor Belga 🔜